XXVI REUNIÓN DE LA COMISIÓN PARLAMENTARIA MIXTA UNIÓN EUROPEA-MÉXICO

Inaugura Martí Batres, presidente del Senado de la República

La eurodiputada Teresa Jiménez Becerril, copresidenta de la Comisión Mixta, informó que las negociaciones para el nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea y México pueden concluir antes de mayo, una vez, que se solucione el tema de la contratación pública.

Destacó que esta asociación va más allá de relaciones puramente comerciales, pues significa cooperar en otros ámbitos relevantes para el desarrollo de una sociedad, como la protección de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada.

México es un aliado estratégico para Europa y ambos comparten un lenguaje de entendimiento basado en la dignidad, justicia, respeto a la democracia, a la constitución y a los derechos humanos. “Unidos somos muchos más fuertes a la hora de defender, en cualquier país del mundo, estos valores”, subrayó.

Señaló no son momentos fáciles para Europa ni para América Latina, pero existe un punto en el que se tiene el deber moral de defender las libertades y la dignidad de las personas, no sólo en nuestros países sino más allá de éstos, para evitar que sean pisoteadas

Entre los temas que se analizaron la situación política, económica y social en México y en esa región; las perspectivas comerciales en el marco de la revisión del Acuerdo Global; y la seguridad y los derechos humanos.

Salón de la Comisión Permanente del Senado de la República. Versión estenográfica:

PRESENTADOR: Señoras y señores, muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

La Sexagésima Cuarta Legislatura del Senado de la República, les da la más cordial bienvenida a la Vigésima Sexta Reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea 2019, en este recinto que es el Salón de la Comisión Permanente del Senado mexicano.

Es un honor presentar a todos y cada uno de los miembros del presídium que esta mañana nos honran con su presencia.

Senador Martí Batres Guadarrama, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

Diputada Teresa Jiménez-Becerril, copresidenta de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea.

Senadora Citlalli Hernández Mora, también copresidenta de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea.

Finalmente, para conformar este honorable presídium, contamos con la presencia del excelentísimo señor Klaus Dieter Rudischhauser, jefe de la Delegación de la Unión Europea.

Agradecemos la presencia de las y los diputados del Parlamento Europeo, legisladores de ambas Cámaras del Congreso de la Unión, y de los miembros del grupo y cuerpo parlamentario acreditado en nuestro país, que esta mañana nos honra con su presencia.

Agradecemos la presencia de todas y todos ustedes, así como a quienes nos siguen a través de la señal del Canal del Congreso de la Unión, y de los diferentes medios de comunicación aquí presentes.

Para dar la bienvenida, señoras y señores, escucharemos el importante mensaje a cargo del senador Martí Batres Guadarrama, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

SENADOR MARTÍ BATRES: Muchas gracias, amigas y amigos. Me da gusto estar en esta reunión y hacer la inauguración formal.

Saludo con respeto, a la diputada Teresa Jiménez-Becerril Barrio; y también al excelentísimo señor Klaus Rudischhauser. Y a la senadora Citlalli Hernández Mora.

Estaré con ustedes en esta inauguración y me disculparé, porque tengo que ir a realizar la reunión de la Mesa Directiva, previa a la Sesión Plenaria que tenemos el día de hoy.

Sin embargo, quiero destacar la importancia de este encuentro de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, en varios sentidos.

Primero, señalar que es interesante esta relación que se da a nivel parlamentario. Si bien sabemos que los gobiernos sostienen relaciones internacionales; sin embargo, es interesante, es importante que en un nivel más colectivo, más colegiado, más horizontal, también se dé el impulso a las buenas relaciones internacionales, a la amistad entre los pueblos y entre los países; finalmente, los parlamentarios también representan a sus naciones y son elegidos por el voto de sus ciudadanos y ciudadanas.

Por otro lado, también me parece importante compartir con nuestros amigos, amigas de la Unión Europea, que hay ciertos principios que rigen la política exterior de México. Son principios para una política de Estado, que están contemplados en el artículo 89º, fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Entre esos principios, encontramos la autodeterminación, la no intervención, la solución pacífica de controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales.

Sobre esa base desarrollamos la política internacional, desde las diversas esferas del Estado mexicano, en este caso desde el Senado de la República, que es una de las dos Cámaras federales de nuestra Unión.

Por otra parte, también nos da gusto siempre tener encuentros con los parlamentarios europeos, porque valoramos mucho el gran aporte que ha hecho Europa a la construcción del estado de bienestar social.

En los debates mexicanos, por supuesto que siempre está presente nuestra propia experiencia nacional; tendremos que partir siempre de nuestras propias realidades. Pero, la construcción del estado de bienestar social europeo, posterior a la Segunda Guerra Mundial, ha sido un punto de referencia obligado de construcción del bienestar social y del ejercicio de los derechos sociales. Sigue siendo un gran paradigma.

Por otro lado, también les comento que en México estamos dando una batalla en estos momentos, a partir del cambio político que ha ocurrido el año pasado en varios terrenos.

Uno de ellos es la lucha contra la corrupción y las medidas de austeridad, vamos a decirlo así, austeridad arriba, en la cúspide del Estado. Buscamos que se ahorren recursos que hoy son dilapidados, desaprovechados, despilfarrados, para reorientarlos al gasto social y al gasto productivo.

Estas son medidas que se están llevando a cabo en diversas áreas del Estado mexicano, las ha promovido el Presidente de la República, el licenciado Andrés Manuel López Obrador, pero también el Senado de la República ha tomado sus propias decisiones, ha acordado un plan de austeridad, ha eliminado bonos, privilegios, prestaciones onerosas; ha eliminado guardaespaldas, vehículos oficiales al servicio de los senadores.

Por ejemplo, un bono de bienvenida que existía de casi 400 mil pesos en el Senado, fue eliminado, y las prestaciones, como seguros de gastos médicos mayores a cargo del erario también. Ahorramos alrededor de mil millones de pesos en el presupuesto para el Ejercicio Fiscal de este año, del año 2019, en relación con el año anterior.

Nos parece importante comentarlo con ustedes.

Quisiera terminar señalando que México es un factor de paz en el escenario internacional.

México es una nación que sufrió sobre todo durante el siglo XIX y en parte a principios del siglo XX, pero sobre todo durante el siglo XIX sufrió guerras, guerras internas, sufrió intervenciones, guerras de conquista, y por eso también en buena medida por nuestra experiencia es que siempre en muchos edificios públicos. Estamos coronados, presididos por ese apotegma del gran Presidente de México, Benito Juárez, “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Aspiramos a un mundo de paz, sin guerras, sin internaciones, sin invasiones; un mundo que sea armónico y donde las naciones gocen de bienestar social, y los gobiernos ejerzan sus responsabilidades con austeridad y con honestidad.

Por todas estas razones, les doy la más cordial y afectuosa bienvenida.

Siempre estos encuentros son enriquecedores y nos permiten informar qué hacemos, pero también escuchar los planteamientos, para que fortalezcamos en el mundo de hoy la búsqueda de las democracias, de las libertades, junto con el bienestar social, siempre con el bienestar social, que es la gran herramienta para la paz interior de nuestros países.

Muchísimas gracias, que tengan muy bonito día y bienvenidos a México y al Senado de la República Mexicana.

PRESENTADOR: Agradecemos el mensaje del presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, el senador Martí Batres Guadarrama.

A continuación, escucharemos el mensaje a cargo de la diputada Teresa Jiménez-Becerril, copresidenta de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea.

DIPUTADA TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL BARRIO: Buenos días, señor senador Martí Batres Guadarrama, presidente del Senado.

Señor diputado Porfirio Muñoz Ledo, que no ha podido acompañarnos.

Señora copresidenta, Citlalli Hernández Mora.

Señoras y señores embajadores. Embajador Klaus Dieter.

Señoras y señores senadores. Señoras y señores diputados, también de la Delegación Europea, particularmente, gracias por acompañarnos en esta Sesión.

Y, mis primeras palabras quiero que estén dirigidas a las familias de la terrible desgracia de las víctimas, de la terrible desgracia que tuvo lugar en el municipio de Tlahuelilpan, hace dos semanas. En nombre de esta Comisión Parlamentaria Mixta, quiero expresar nuestro pésame y mostrar nuestra cercanía al pueblo mexicano en estos difíciles momentos.

Quiero también recordar y hacer extensivo este recuerdo, a todas las víctimas de violencia, a todas las mujeres, a todos los hombres menores y a todas las personas y familias de los desaparecidos. Las víctimas estarán siempre en mi corazón, y deberían estar siempre en la agenda de todos los gobiernos.

Es para mí un honor estar aquí hoy, copresidiendo esta Vigésima Sexta Comisión Parlamentaria Mixta. Estamos inmensamente agradecidos por su hospitalidad; siempre que venimos nos hacen sentir como en casa, muchísimas gracias.

Esta es, seguramente, una reunión que puede ser percibida como de transición. Justo por ese motivo, es especialmente importante: por un lado, el panorama político de México ha cambiado después de las elecciones de julio del 2018. Por otro lado, la Unión Europea deberá afrontar unas elecciones en el próximo mayo, donde prevemos que tenga lugar una renovación importante de los eurodiputados, y pasar el testigo, el fruto de nuestro trabajo y de nuestra colaboración, a los que vengan, será muy importante para continuar el éxito de nuestras reuniones, que ya las hemos hecho con pasión y con meticuloso trabajo; y queremos que siga continuando así.

Por eso, esta Comisión Parlamentaria Mixta ha realizado, siempre con el fin de ampliar, mejorar y profundizar en nuestras relaciones que durante años han sido muy fructíferas en términos de diplomacia parlamentaria.

En mi casi, he trabajado en los últimos 10 años en la Comisión Parlamentaria Mixta con México, y estos último cinco como Presidenta; y reconozco que ha sido un honor poder trabajar en Europa por lo más valioso que tiene este gran país, que son los mexicanos.

También ha sido un regalo el poder acercar a los europeos a la compleja pero apasionante realidad mexicana.

Por eso es importante dar continuidad a esta Comisión Parlamentaria, ya que es el único foro constituido por representantes elegidos democráticamente y directamente por los ciudadanos.

Este hecho nos obliga moralmente a poner en el centro de nuestros debates los problemas que de verdad interesan a los ciudadanos.

En este sentido, estoy convencida de que el nuevo acuerdo global Unión Europea-México, servirá para crear más oportunidades en ambas regiones y para crear más riqueza, prosperidad y puestos de trabajo a ambos lados del Atlántico.

Los lazos entre México y la Unión Europea son fuertes e históricos. México fue el primer gran país con el que la Unión estableció una asociación estratégica, que va mucho más allá de una relación comercial.

Los frutos de este acuerdo son palpables; los datos reflejan la posibilidad de que los ciudadanos mexicanos puedan disfrutar y conocer nuestros productos europeos, y también dar la oportunidad de que los consumidores europeos puedan beneficiarse y conocer los productos mexicanos de una manera más sencilla, económica y amplia.

Sin embargo, esta asociación estratégica significa mucho más que relaciones puramente comerciales, significa cooperar en otros ámbitos relevantes para el desarrollo de una sociedad, como son: la protección de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada o el cambio climático.

La Unión Europea desea un comercio basado en valores, que promueva el desarrollo sostenible, no una carrera a la baja de los derechos humanos, sociales o el medio ambiente.

La Unión Europea aboga por un comercio que salvaguarda y proteja los servicios públicos, el interés público y el derecho de los gobiernos a regular.

Estoy convencida que este acuerdo, que espero que se concluya antes de mayo, una vez solucionado el tema de las contrataciones públicas, fortalezca aún más las relaciones entre la Unión Europea y México.

No podemos defraudar a los mexicanos y a los europeos, retrasando un instrumento, como este nuevo acuerdo, que traerá progreso, como ya he dicho, no sólo comercial sino político y social.

México es un aliado estratégico para la Unión Europea, un aliado que encontramos en los diferentes foros internacionales.

Pienso, por ejemplo, en Naciones Unidas, un aliado que comparte nuestra visión de futuro. Es un socio abierto y a la escucha.

Cuando tenemos diferencias o dificultades, usamos el arma más potente para superarlas, que es el diálogo.

Pero señoría, para dialogar hace falta compartir un lenguaje de entendimiento, y ese debe ser el lenguaje de la dignidad, de la libertad y de la justicia; el del respeto a la democracia y a la Constitución, y a los derechos humanos. Valores que hemos compartido con México, basados en la cláusula democrática incluida en nuestro acuerdo global.

La confianza mutua es el pilar de la relación entre México y Europa,  unidos somos mucho más fuertes a la hora de defender en cualquier país del mundo estos valores.

Existe un punto en el que tenemos el deber moral de defender las libertades y la dignidad de las personas, no sólo en nuestros países, sino allá donde éstas sean pisoteadas.

Como decía Edmund Burke, político filósofo liberal del siglo XVIII, hay un momento en el que la tolerancia deja de ser virtud.

Recuerdo, señorías, que no son momentos fáciles ni para Europa ni para América Latina, y me pregunto: ¿Pero cuándo lo ha sido?

Europa ha sufrido dos guerras mundiales, cuyas cicatrices tardaron mucho en sanar, y por ello el proyecto europeo es un tesoro que hay que guardar para no repetir la historia, para que nuestros jóvenes, en vez de combatir entre ellos y de matarse entre ellos como hacían sus abuelos, se casan. Hoy día se casan entre ellos, y gracias a proyectos como el Erasmus, que ha hecho que los jóvenes se puedan conocer de un país a otro, y también tenemos ese proyecto con México.

Esa es la cultura como base de paz entre nuestros jóvenes. Esa es la Europa que quiero para mis hijas, y no la Europa que los nacionalistas y populistas antieuropeos quieren imponernos, destruyendo la concordia que tanto nos ha costado.

También México afronta retos difíciles, pero todos nosotros debemos entender que los ciudadanos nos piden cambiar, cambiar las cosas, pero no para que todo siga igual, sino para mejorar y ese es nuestro mandato: interpretar la voluntad de los mexicanos y los europeos y hacerlo siempre desde los valores democráticos.

Ese es el puente que México y Europa deben atravesar juntos, por la libertad y la dignidad de ayer, hoy y mañana.

Que viva México y que viva Europa.

PRESENTADOR: A continuación escucharemos el mensaje a cargo de la senadora Citlalli Hernández Mora, copresidenta de la Comisión parlamentaria Mixta México-Unión Europea y Secretaria de la Comisión de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana del Senado de la República.

SENADORA CITLALLI HERNÁNDEZ MORA: Gracias, primero buenos días a todas y a todos, bienvenidas, bienvenidos a esta bella Ciudad de México y al Senado de la república, a los eurodiputados y eurodiputadas.


Decirles que saludamos con mucho gusto que haya podido acompañarnos un momento el Presidente del Senado de la República, el senador Martí Batres.

Expresarles, por mi conducto, la disculpa y el saludo fraterno del diputado Porfirio Muñoz Ledo, presidente del Congreso de la Unión y de la Cámara de Diputados, ya que por sus múltiples actividades y por problemas de salud, esta vez no pudo acompañarnos, pero les envía un saludo muy fraterno.

Saludo también a la distinguida diputada Teresa Jiménez Becerril, copresidenta de esta Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, y por supuesto a los legisladores y legisladoras mexicanas y mexicanos, que están aquí presentes, diputados y senadores, y nuevamente les doy la bienvenida a los eurodiputados y eurodiputadas.

Distinguidos también jefe de la delegación de la Unión Europea, Klaus Rudischhauser, sea bienvenido también.

Para mí es un gusto y un honor estar recibiéndolos en este Senado de la República, invitados especiales, representantes de organismos internacionales, universidades, centros de estudios, compañeras, compañeros, medios de comunicación, bienvenidas, bienvenidos todos.

A nombre de los integrantes de la Comisión Parlamentaria Mixta, a quienes concurren en este acto, extiendo mi más calurosa y cordial bienvenida a estos trabajos parlamentarios.

El día de hoy asistimos a la inauguración de la XXVI Reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, esfuerzo parlamentario que implica la continuidad de la relación entre ambas partes, así como la solidez de sus trabajos conjuntos, en torno al instrumento legal denominado Acuerdo de Asociación Económica, Concentración Política y Cooperación entre los Estados Unidos Mexicanos y la Unión Europea y sus estados Miembros, así como a su proceso de modernización que se está llevando a cabo en este momento.

Desde su primera reunión en el año 2005, la Comisión parlamentaria Mixta ha sido un espacio plural y un mecanismo fundamental de interlocución entre los parlamentarios de ambas partes, instancia legislativa multinacional que ha dado seguimiento también a la aplicación del Acuerdo Global.

Sobre el Acuerdo Global habrá que mencionar que son amplios los temas que se discuten, el comercio de bienes, el comercio de servicios, movimientos de capital y pagos, contratación pública, competencia, diálogo sobre cooperación y asuntos económicos, propiedad intelectual, industrial y comercial.

Cooperación en el sector de las pequeñas y medianas empresas en materia aduanera, sociedad de la información, en el sector audiovisual, en el sector agropecuario, en el sector minero, en el sector de la energía, en el sector de los transportes, en el sector del turismo, en el ámbito de las estadísticas, administración pública, lucha contra las drogas, lavado de dinero y control de precursores químicos.

En materia de formación y educación, en el ámbito cultural, en el sector audiovisual, en materia de información y comunicación, en materia de medio ambiente y recursos naturales, en el sector pesquero, en asuntos sociales y para la superación de la pobreza, en el desarrollo regional, en materia de refugiados, sobre derechos humanos y democracia, en materia de protección al consumidor y en materia de protección de datos.

Como se ve, el Acuerdo Global es amplio., la relación entre México y la Unión Europea es diversa, es plural y son de temas de intereses comunes para nuestros pueblos.

Para mí es un honor copresidir esta Comisión Parlamentaria, pues sin duda comparto los valores que cimentan las relaciones entre México y la Unión Europea y que han venido cristalizándose en un compromiso con las sociedades democráticas, pluralistas, defensoras de las libertades fundamentales y de los derechos humanos.


Así como con aquellas que se sustentan en los principios de la autodeterminación de los pueblos, el Estado de Derechos, la igualdad jurídica de los estados, la solución pacífica de controversias, la cooperación internacional, el desarrollo económico sostenible y social con equidad, la solidaridad, la justicia social y el respeto y cuidado del medioambiente.

México y la Unión Europea comparten una larga historia de amistad, cooperación, relaciones políticas, económicas, sociales y culturales que se han mantenido fuertes y cada vez más estrechas.

En el ámbito político parlamentario, dichas relaciones se han materializado en la configuración y funcionamiento permanente de esta Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea.

Por cierto, aquí vale la pena mencionar la coincidencia del día, pues exactamente un 7 de febrero de 1992, es decir, hace 27 años, casi los años que tengo de vida, se firmó el Tratado de Maastricht, también denominado Tratado de la Unión Europea, a través del cual se transitó de la Comunidad Económica Europea, a la Unión Europea, acción que provocó una unión mucho más estrecha entre los pueblos europeos.

Hoy, inauguramos esta XXVI Reunión, de suma importancia para los temas que abordaremos, a saber, ya en el programa previamente enviado, la situación política, económica de México, de la Unión Europea.

Las perspectivas comerciales y los avances entre México y la Unión Europea, en torno al Acuerdo Global.

La seguridad y los derechos humanos en México y en la Unión Europea.

Es de suma importancia para nosotros abordarlo porque, como ustedes lo saben, México ha vivido en los últimos años una crisis humanitaria y una crisis de derechos humanos que es necesario entablar diálogos y construir propuestas para dejar atrás ese pasado de terror.

Abordaremos, también, los desafíos en materia de migración en México y en la Unión Europea.

Las políticas de desarrollo sostenible en México y en la Unión Europea, para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Y, la perspectiva de los programas y proyectos de desarrollo en la cooperación estratégica México-Unión Europea.

Temas y retos que nuestros países deben de afrontar, sin duda, de manera conjunta.

Reafirmo mi convicción de que, a través de mecanismos como el diálogo y la cooperación, los parlamentos puedan contribuir substancialmente al logro de sociedades más prósperas y más justas.

En lo que a México corresponde, como ustedes saben, a partir del 1° de julio del 2018, se ha establecido una transición política y, por primera vez en la historia nacional, un Partido de izquierda arriba al Poder por medio de la vía pacífica y electoral.

No es una afirmación personal ni cargada de mi afiliación política o ideológica, las encuestas de los últimos días manifiestan un ánimo social distinto a los últimos sexenios, lo cual, sin duda, conlleva a un enorme reto de cubrir las expectativas que tiene la sociedad por este cambio de Gobierno y que toca no sólo a quienes formamos parte del movimiento que llevó al Poder, sino a todos y todas las fuerzas políticas de este país, que tenemos en el centro y como objetivo común, que nuestro pueblo viva de una manera mucho más digna, mucho más justa, mucho más feliz y que nuestro México sea, también, tenga una nueva cara frente al mundo.

No la cara de la corrupción ni la cara de la violencia, sino la cara de la riqueza cultural, natural, humana que tenemos en esta bella Nación.

Hoy, las condiciones de México, y asumo que de algunas partes de Europa también, nos exigen que esta Comisión Parlamentaria Mixta, profundice sus relaciones en una mayor cooperación a nivel bilateral, regional y multilateral, a fin de hacer frente a los grandes temas de la agenda internacional, tales como los delineados por los acuerdos de París y la Agenda 2030.

En mi opinión, el avance de las relaciones económicas entre México y la Unión Europea, después de 20 años, se ha ido perfeccionando.

Sin embargo, se enfrentará una realidad económica mundial y social, que no se torna nada estable.

Estimados parlamentarios:

A la delegación mexicana le reitero mi agradecimiento por su confianza y su esmero en esta Comisión Parlamentaria, el mejor de los éxitos en esta reunión, que provocará lo mejor de cada uno de nosotros y nosotras, nos permitirá encontrar lugares comunes más allá de nuestras diferencias partidistas.

A toda la delegación de eurodiputados y eurodiputadas, les deseo grata permanencia en nuestro país, que les recibe fraternal y cariñosamente, y hoy reiteramos ante ustedes la amistad y nuestra voluntad de seguir enriqueciendo las relaciones sociales, culturales, políticas y económicas en nuestros pueblos.

Como lo dijo alguna vez Martin Schulz, quien fuera presidente del Parlamento Europeo, en su visita a este Senado de la República, en febrero del 2013, “la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, es el motor de la relación bilateral”.

Y que así sea, que estos dos días de trabajo nos provoquen las ganas de seguir trabajando por un México distinto, por países europeos distintos y por un mundo totalmente distinto y mejor para el futuro de nuestras sociedades.

Muchas gracias.

Ciudad de México, a 7 de febrero de 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published.