EL ROL DE LO DULCE EN NUESTRAS VIDAS

Acerca del consumo de endulzantes; existen ideas erróneas. El sobrepeso y la obesidad se generan por el incremento en general de las porciones de alimentos que consumen los mexicanos, y no de un solo alimento.

La nutrióloga Maricarmen Osés, quien es miembro del Colegio Mexicano de Nutriología y de la Asociación Mexicana de Nutriología, habló sobre el rol de lo dulce como parte de una alimentación balanceada y la realización de ejercicio de manera rutinaria, en una sesión informativa con medios de comunicación.

La especialista señaló que, si bien las últimas encuestas nacionales de salud han relacionado problemáticas como el sobrepeso, obesidad, diabetes y síndrome en nuestra población con un alto consumo de carbohidratos en la dieta, el tema de discusión siempre es la cantidad y no el nutriente por sí mismo. En la dieta de los mexicanos hay un incremento en general del consumo de todos los nutrientes, ya que las porciones han aumentado prácticamente en todos los rubros, excepto en frutas y verduras. Es decir, la dieta del mexicano tiene más calorías totales en comparación con hace 10 o 20 años.

“Existen muchas críticas alrededor del azúcar, sin embargo, es necesario brindar información sustentada a la población sobre lo que consume”, indicó la especialista. Osés explicó que existen diferentes tipos de endulzantes, pero todos se consideran carbohidratos, los cuales junto con las proteínas y grasas son los principales macronutrientes que son esenciales para llevar una dieta equilibrada. Los carbohidratos se clasifican en simples y compuestos dependiendo de su estructura química.

Los carbohidratos simples son los que se convierten en glucosa y se digieren rápidamente. El azúcar de mesa es la más común, pero en esta clasificación también entran las frutas, la miel y el jarabe de maíz de alta fructosa. En cuanto a los carbohidratos complejos estos poseen una estructura que se compone de tres o más azúcares como los oligosacáridos o los polisacáridos. Este tipo son en su mayoría, ricos en fibra, vitaminas y minerales, y debido a su composición tardan más tiempo en convertirse en glucosa y ser asimilados por el cuerpo. Los carbohidratos complejos se encuentran en verduras, cereales integrales, y leguminosas.

Debido a que la glucosa es la principal fuente de energía, los azúcares pueden formar parte de una dieta balanceada. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se recomienda que los carbohidratos aporten entre el 55% y 75% de la energía diaria consumida. De ese porcentaje, el azúcar debe ser solo el 10% de la energía en la dieta.

Taller que fue impartido por Maricarmen Osés, Nutrióloga certificada Especialista en Nutrición Clínica e Industria Alimentaria. Cursó sus estudios en la Universidad Iberoamericana en la CDMX. Estudios de posgrado, maestría y especializaciones en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Paulista en Brasil. Cuenta con másters en Nutrición Del Deporte por la American College of Sports Nutrition. Su especialidad la realizó en el Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Consultora privada, miembro de diversos comités científicos, asesora y consultora para la Industria de Alimentos. Vocera de distintas marcas y especialista en Health Marketing. Creadora de diversas plataformas de salud basadas en evidencia para distintos públicos.

Ciudad de México, a 9 de abril de 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published.