EL RAYO VERDE

Julio Verne escribió una novela sobre este fenómeno óptico, y Eric Rohmer dirigió una película.

“El día 28 de Febrero entre las 4 y las 5 de la tarde me encontraba en el cerro de playa brujas en Mazatlán, Sinaloa. La tarde del 28 de febrero nunca se me va a olvidar porque Dios me dio la oportunidad de poder capturar el acontecimiento que por años andaba buscando poder retratar: EL RAYO VERDE”.  Roberto Véliz Rojo “Fotógrafo de Arquitectura y Paisaje” en el Documental de los pueblos de México

Cámara d7100, objetivo 80-400- f22,1/60,ps,lr, y gran oportunidad.

Playa Brujas, un sitio enigmático y exótico destino; quizás la playa más especial de Mazatlán, Sinaloa, se encuentra  casi al final de la bahía.

El rayo de luz verde del sol  puede verse en ciertas condiciones en el momento en que el sol desaparece en el horizonte del mar. Su explicación física reside en la refracción y dispersión de la luz en la atmósfera.

La leyenda dice que dos personas que lo vean a la vez quedan automáticamente enamoradas la una de la otra. Es un momento mágico en que dos personas descubren el amor.  

Dejando a un lado su carácter legendario, los afortunados que logran ver ese destello esmeralda lo que es seguro es quedan momentáneamente absortos y cautivados.

“¿Habéis observado el sol cuando se pone en el horizonte del mar? Sí, sin duda alguna ¿Lo habéis seguido hasta que la parte superior del disco desaparece rozando la línea del horizonte? Es muy posible. Pero, ¿os habéis dado cuenta del fenómeno que se produce en el preciso instante en que el astro radiante lanza su último rayo (…)? No será, como podría presumirse, un rayo rojo lo que herirá la retina de vuestros ojos, sino que será un rayo verde, pero un verde maravilloso, un verde que ningún pintor puede obtener en su paleta. (…) Si existe el verde en el Paraíso, no puede ser más que este verde, que es sin duda, el verdadero verde de la Esperanza”.: Julio Verne

Su carácter escurridizo, para tener la posibilidad de verlo, hace que muchas personas, a pesar de haber presenciado muchas puestas y salidas de sol, no lo hayan conseguido. Siguen creyendo que no es real, sino fruto de la invención de marineros que desde antaño han afirmado haberlo visto durante sus travesías.

CDMX a 5 de marzo 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.