ZONAS DE LIBRE COMERCIO

El intercambio controlado de bienes y servicios parece volverse la norma en el mundo

Entorno ilícito

Las zonas de libre comercio (ZF) son el problema directo del comercio mundial. Por un lado, valoraron mucho sus contribuciones a la facilitación del comercio, pero por otro, son criticados por las vulnerabilidades que facilitan muchas formas de comercio ilícito y otras actividades ilegales. Aunque el concepto de un “área delimitada geográficamente administrada por un solo organismo, que ofrece incentivos [a las empresas]” ha existido durante cientos de años, no fue hasta la década de 1980 que los países, principalmente en el mundo en desarrollo, realmente comenzaron a crearlos. .Y fueron concebidos como un medio para estimular el crecimiento económico, que en muchos casos es lo que han hecho, y el ejemplo más destacado es la Zona Económica Especial (ZEE) de Shenzhen.

Sin embargo, muchas de las zonas han tenido un costo. Al atraer a las empresas con la promesa de un entorno libre de impuestos, con poca regulación, los gobiernos de todo el mundo han creado dentro de sus fronteras refugios no monitoreados listos para operaciones criminales, incluidos los de las redes transnacionales de crimen organizado. Durante la última década, numerosos organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales (ONG) y consultoras, incluidas la OCDE, la Cámara de Comercio Internacional (CPI) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, así como la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU) , han documentado las innumerables formas en que las zonas de libre comercio se utilizan para facilitar el comercio de bienes ilícitos.3 Si bien nadie sabe con certeza el volumen o el valor exacto del comercio ilícito que fluye a través de las zonas, se estima, por casi todos, ser sustancial e incluir falsificaciones, narcóticos, alcohol, tabaco, productos farmacéuticos, vida silvestre y humanos. Además, los delincuentes han explotado las zonas francas como un medio para iniciar y facilitar transacciones financieras ilícitas, como el lavado de dinero tradicional, el lavado de dinero basado en el comercio (TBML) y el financiamiento del terrorismo.

A sus 85 años, Jagdish Bhagwati ha defendido el libre comercio durante décadas. El profesor de economía y derecho de la Universidad de Columbia incluso escribió un libro llamado ‘En defensa de la globalización’. No le gusta cómo han ido las cosas últimamente. “Mi preocupación es básicamente que, en todo el mundo, hay razones muy diferentes por las cuales las personas comienzan a desesperarse por el libre comercio”, dice.

Según los datos recopilados por la Organización Mundial del Comercio, el intercambio de bienes y servicios como parte del PIB mundial se ha estabilizado en los últimos años tras décadas de aumento. El comercio de bienes ha disminuido, tal vez debido a un desmoronamiento parcial de las cadenas de suministro mundiales, según un análisis de Hyun Song Shin, asesor económico y jefe de investigación del Banco de Pagos Internacionales.

El presidente Trump aborda las cosas de manera diferente. Él ve el comercio a través de la lente de la seguridad nacional. Es un nacionalista declarado, no un globalista. Siente que tiene más influencia en la búsqueda de acuerdos comerciales bilaterales que en los multilaterales. No está contento cuando Estados Unidos tiene un déficit comercial con un socio comercial. Y le encantan los aranceles, porque “de lo contrario no tenemos tarjetas para negociar”. Desde 1934, los presidentes estadounidenses, con solo unas pocas excepciones, han tratado que el comercio entre países sea más libre y basado en normas.

México, Canadá, Japón y China ya probaron ese enfoque. Ahora, Trump se está centrando en Europa. Phil Hogan, el nuevo comisionado de comercio de la Unión Europea, aseguró tras una visita a Washington en enero que Trump está “obsesionado” con el déficit de su país en el comercio de bienes con la UE. Añadió que la agenda del mandatario ha provocado “un momento de crisis de alta presión para el sistema de comercio internacional”.

Con Trump, el intercambio se está volviendo más administrado que libre. El libre comercio consiste en derribar barreras y luego dejar que las partes privadas decidan qué y cuánto comprar el uno del otro. El comercio administrado se trata de negociadores gubernamentales que establecen objetivos o incluso cuotas para la compra de productos específicos. Se trata de cerrar pactos mercantilistas.

La “fase uno” del acuerdo con China que Trump firmó en enero, con el compromiso chino de comprar productos estadounidenses por un valor de 200 mil millones de dólares, es comercio administrado, dice Gary Clyde Hufbauer, miembro senior del Instituto Peterson de Economía Internacional. Incluso tiene una lista clasificada que especifica qué productos debe comprar China y en qué volúmenes.

El comercio administrado está muy lejos de la libre empresa que los presidentes republicanos han defendido típicamente. También puede ser injusto para los aliados estadounidenses, que podrían perder ventas a China debido a las preferencias otorgadas a Estados Unidos. Es por eso que la OMC desaprueba el comercio administrado. Durante su visita a Washington, Hogan mencionó que la UE presentará una queja ante la OMC si concluye que el acuerdo entre Estados Unidos y China infringe las reglas.

Sin embargo, la OMC no tiene poderes de ejecución propios. “El libre comercio solo funciona si la gente cree en él”, dijo Robert Koopman, economista en jefe del organismo. La OMC ha perdido influencia desde que Estados Unidos neutralizó su Órgano de Apelación, al bloquear el nombramiento de nuevos miembros. Por lo tanto, el comercio administrado de Trump podría convertirse en la norma. Hufbauer escribe: “En el corto plazo, otros países se quejarán; en el largo, es probable que emulen”.

Sería injusto retratar a Trump como el solitario renegado en un mundo de francos comerciantes libres. Hay muchos que ignoran las reglas, principalmente China, que continúa restringiendo el acceso a su mercado a pesar de su adhesión a la OMC en 2001. “Los críticos de China tienden a argumentar que el comercio administrado es la única forma creíble de garantizar un mejor acceso a ese mercado”, dijo el profesor de la Facultad de Derecho de Stanford, Alan Sykes, en una sesión de preguntas y respuestas del 16 de enero.

Se puede entender por qué Trump entró en una guerra comercial con China. Es más difícil entender por qué haría lo mismo con Europa, que es un aliado de Estados Unidos y está mucho más abierto al comercio. Pero Europa parece exasperar al presidente estadounidense, quien interrumpió las conversaciones sobre una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión poco después de asumir el cargo y luego impuso aranceles sobre el acero y el aluminio europeos por motivos de seguridad nacional. Amenazó con aranceles del 25 por ciento sobre automóviles y piezas europeas, a menos que los fabricantes de automóviles europeos trasladen más producción a su país.

El comercio agrícola ha sido durante mucho tiempo una piedra en el zapato tanto de Estados Unidos como de los europeos. Francia, por ejemplo, insiste en que sus chefs nunca deben hacer ‘coq au vin’ con pollos clorados de Estados Unidos, ni ‘mousse de saumon’ del salmón estadounidense genéticamente modificado. Para Trump, eso huele a proteccionismo, aunque su país tiene su propio conjunto de productos protegidos, que incluyen cacahuates, duraznos y queso Roquefort. En Davos, Trump dijo que pretende lograr un acuerdo comercial para noviembre con la UE, pero agregó que “son francamente más difíciles para hacer negocios que China”.

Una razón por la cual los acuerdos comerciales son tan complicados ​​es que se les pide que hagan demasiado. Los conservadores buscan la desregulación a través de ellos. Los liberales insisten en que los tratados deben corregir la desigualdad e incluir estándares laborales y ambientales. Trump, en tanto, quiere que los acuerdos comerciales reduzcan los déficits que tiene su país con el resto del mundo.

Esperar una herramienta, un acuerdo comercial, para lograr objetivos tan variados viola lo que se conoce como la regla Tinbergen, llamada así por Jan Tinbergen, el economista holandés que compartió el primer Premio Nobel de Economía en 1969. La regla sostiene que conseguir cada objetivo económico requiere su propia herramienta. Es sentido común.

Si bien la política comercial es importante, “lo que sucede en casa tiene y tendrá un mayor impacto en los trabajadores que lo que ocurre en el extranjero”, aseveró el economista de Harvard Dani Rodrik, escéptico del libre comercio.

En un mundo de Estados soberanos no es realista creer que las fronteras al comercio se abrirán por completo, afirmó Peter Chase, miembro del Fondo Marshall,

CDMX a 14 de abril 2020 PETER Coy/ Bloomberg businessweek/ informe de la Unidad de Inteligencia de The Economist / INICIATIKA  

Leave a Reply

Your email address will not be published.