De la Ciudad

Por Guillermo Pimentel Balderas <guillermo.pumageneracion1979@gmail.com>

¿A quién creerle? Se contradicen López Gatell y Claudia Sheinbaum, como dicen una cosa, dicen la otra…

Usar o no usar cubreboca-nariz; he ahí el dilema

Desde hace tiempo, los funcionarios de la 4T (Cuarta Transformación) como que no se entienden; como que no saben trabajar en equipo, como que le tienen miedo a alguien. Y, de alguna manera, arrastran en confusiones a los legisladores de Morena –Diputados federales y locales y a Senadores, principalmente-, que no mueven ninguna pestaña si no es con el consentimiento de su Presidente.

Es por demás repetir lo que ya todos sabemos, lo que pasa tanto al interior como al exterior del actual gobierno de izquierda-centro-derecha. Y, posiblemente, hasta neo-neoliberal. Tal parece que estamos reviviendo administraciones anteriores. Con ingredientes de los ex mandatarios sexenales que, al parecer, se trabaja de igual manera hoy; pero, eso sí, con un estilo – ¿ya lo perdió?-, de Andrés Manuel López Obrador. Muy confuso.

Se hacen bolas sus colaboradores pues como dicen una cosa, dicen la otra –como diría la famosa Chimoltrufia-, nadie les entiende. Todo parece indicar que la realidad ha rebasado lo que dicen los funcionarios de la 4T en sus conferencias y entrevistas virtuales; asi como en sus boletines que, a diario, envían las dependencias oficiales a los medios de información; también con un toque, más que morenista, priista.

Les da igual que sean “chairos” o “fifís” con tal de que les publiquen. Ah, y ahora según ellos, no hay medios “chiquitos” ni “grandes” sino que, ¡todos son iguales! pues, según, hay democracia en este gobierno. Bueno, ¿Quién les cree?

“Ser o no ser, he ahí el dilema”

Pero, ejemplos de contradicciones entre personajes o actores de la administración de la transformación hay muchas y, en el caso de la emergencia sanitaria en México con la enterada de la Fase 3 de la pandemia por coronavirus, al parecer lo más controvertido son las declaraciones de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum con las del “superestrella” Hugo López Gatell Ramírez, con el tema de los cubreboca.

Recordemos… a partir del 27 de abril, dijo la jefa de gobierno capitalina que, el uso de cubrebocas en el espacio público lo deberá realizar la población a partir de esa fecha. Pero, reconsideró que, en algunos lugares es obligatorio y en otros sólo es una orientación.

¿Quién se lo recomendó? Pues dijo que fueron los integrantes de la Comisión de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE), quienes le señalaron que esta protección es obligatoria en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Aseguró la funcionaria que es la segunda indicación que dan como autoridad; también basándose en algunas publicaciones científicas donde, en particular, sugieren, principalmente en las zonas metropolitanas, el uso de cubreboca.

Esto, lo expuso  Sheinbaum Pardo en una videoconferencia el pasado 26 de abril, mientras que el “Superstar” del gobierno de López Obrador –que parece ya desbanco al Canciller  Marcelo Ebrard-, desacreditó a Claudia Sheinbaum; o sea, aseguró: “El uso de cubrebocas tiene una pobre utilidad o una nula utilidad”.

Para Hugo López Gatell Ramírez, subsecretario  de Prevención y Promoción de la Salud,  en su conferencia de Salud sobre COVID-19 en México, del pasado 3 de abril, afirmó que las mascarillas o cubrebocas dan una falsa sensación de seguridad. Dijo que el llamado es a no desperdiciar utilizándolas de forma innecesaria como mecanismo de protección que no tiene una fuerte evidencia científica.

Sin embargo, trato de descorrer su declaración al señalar que el uso de cubrebocas que han instruido gobiernos estatales y el de la Ciudad de México “no me parece inconveniente”, y lo califico como un auxiliar para enfrentar las transmisiones del Covid-19, pero le preocupó que ello implique no atender el resto de las medidas para reducir la transmisión del coronavirus.

Es decir, como dicen una cosa, dicen la otra… el uso de cubrebocas no sirve para proteger a la población del contagio de coronavirus u otras enfermedades infecciosas, aunque sí sirven para contener el virus en las personas que ya están enfermas (sic…)

La realidad es que en estos momentos, la transmisión del virus causante del COVID-19 se intensifica como consecuencia de que sigue circulando en la Ciudad de México y sus áreas conurbadas, principalmente en  aglomeraciones como transporte público, metro, camiones, metrobús, mercados, filas y tiendas, por lo que, se insisten, se debe priorizar el uso de cubrebocas.

Ya lo dijo la UNAM en voz del doctor Samuel Ponce de León Rosales, coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia Coronavirus, “la protección del personal de salud es en este momento es una prioridad máxima. Te llamamos a no moverte, quédate en tu casa y esperemos que disminuya la transmisión”, indicó. 

En tanto, si sirven o no los cubreboca-nariz para protegerse del coronavirus, ya éste artículo, se vende hasta en tres pesos por unidad, de los más corrientes, y hasta en 30 pesos, los de tela lavables.

Asi es, tanto el cubreboca-nariz como el Gel antibacterial y guantes, sus precios se han elevado desconsideradamente. Cuando los hay, en las farmacias y tiendas o en estanquillos improvisados, que aprovechan la pandemia, para abusar de la población. Mientras, Profeco dice que trabaja.

Ya lo escribió William Shakespeare, en la tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca, o sencillamente Hamlet, con una de sus frases o cita, probablemente sea la más conocida de todos los tiempos: “ser o no ser, he ahí el dilema.

CDMX a 30-abril-20

Leave a Reply

Your email address will not be published.