LUMBRITAS

Por Luciano Gallardo Castro  

ENCUESTAS Y REALIDADES

   Algo anda mal o algo está mal hecho, lo cierto que, en este universo de guerra de encuestas, los números no dan, sobre todo cuando intentamos entender lo que sucede en el ámbito político en todo el territorio Nacional, donde mientras en las encuestas arrojan como resultado una buena imagen de los gobernantes estatales, su propio partido aparece con un porcentaje de aceptación poco favorable.                                        

¿Qué genera esta discordancia entre lo que es y lo que se percibe?                                 

 ¿Cómo entender el asunto de anteponer la exaltación de la imagen del gobernante, a las necesidades y problemas de la población?                             

 Para respondernos esto hay que tomar en cuenta diversos aspectos como son, la veracidad de la casa encuestadora, el recurso público que se destina para tal efecto y los intereses políticos y de grupo, de aquellos que no mantienen un compromiso convincente con su partido y con los votantes que los llevaron al poder con muchas y muy justas esperanzas. Un ejemplo muy claro de esta práctica, es el Estado de Sinaloa cuyo gobernador aparece todos los meses y en todas las encuestas , en los primeros lugares de aceptación, ¿será cierto? porque a los Sinaloenses conscientes les queda claro otra cosa y tienen otra verdad la cual es muy contundente, tomando en cuenta que el inquilino del palacio de gobierno sinaloense , no ha hecho el menor esfuerzo ni voluntad política por fortalecer al Instituto Político que lo llevo al poder, mucho menos casarse con las causas sociales, sin embargo hace todo lo posible por agradar su gestión a los ojos del gobierno federal y en especial del Presidente de la Republica, ¿será que está trabajándose una diputación plurinominal al término de su mandato? Por el contrario, las cifras negras en su Gobierno cada día más y tal parece que hay un gerente estatal de gobierno en Sinaloa, porque toda la acción pública y política la traduce y ejecuta con visión empresarial y de negocios, y que mejor ejemplo que la destrucción del bosque de la Ciudad de Mazatlán para construir un Central Park y el nuevo acuario, con una inversión de más de 2300 millones de pesos, recursos públicos para obtener ganancias privadas por medio de fideicomisos y concesiones. Una millonada por la remodelación de 4 estadios de béisbol y 2 de fútbol, y la inversión de 652 millones en el nuevo estadio de fútbol, para albergar la recientemente adquirida franquicia del equipo de Morelia, Monarcas, con recursos públicos y que favorecerá principalmente a los dueños de TV Azteca. En 2018 el Congreso del Estado le aprobó 10 millones de pesos para construir viviendas para los desplazados de zonas de riesgo, en un fraccionamiento que el denominó, ” PURO SINALOA” y hasta el momento no hay un metro de construcción ni claridad en el destino de los recursos. Se podrían enumerar muchos pero muchos casos de dineros públicos mal aplicados, pero la realidad ahí esta y con eso basta para darse cuenta que en Sinaloa, no importa la seguridad, los proyectos de impacto social, las obras, las obras prioritarias para las comunidades, pero sobre todo el nulo apoyo del sector público estatal en favor de mitigar los efectos que en su salud están padeciendo los Sinaloenses por la pandemia del COVID19,ni que decir de ayuda económica hacia la población más vulnerable y que su daño será más en lo económico que en su salud, ósea que si no se mueren de la enfermedad se van a morir de hambre. Tienen que entender los gobiernos de los Estados, que deben de proyectar situaciones con visión integral, incluyente, con criterios dirigidos a la disminución de la pobreza y el aumento de las oportunidades para todos y que primero son las obras sociales y programas prioritarios y si hay tiempo y recursos pues las obras suntuosas, máximo cuando el país se encuentra en una situación muy frágil, para todos los sectores de la población y sería más impactante y productivo destinar esos recursos de conceptualización empresarial, a la sociedad demandante de apoyos en todos sus aspectos y sectores.                     

 Finalmente se detecta que con ese actuar poco favor le hacen a su partido de origen y esto se reflejara sustantivamente en las urnas en el 2021, porque además del mal actuar, también cuentan las relaciones, aspiraciones futuras y los intereses de grupo cuyos personajes están moviendo sus fichas y estrategias con fines electoreros. Entonces, saque cada quien sus conclusiones sobre la disparidad que existe realmente en el resultado de las encuestas……..sea cierto?

CDMX a 14 de julio 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.