EL PENTÁGONO TIENE NAVES EXTRATERRESTRES

‘Vehículos no fabricados en este planeta’

La vida tal como la conocemos ha cambiado desde la pandemia de coronavirus que ha dejado a los países luchando por responder a un misterioso virus que se propaga rápidamente. Para algunos, los días comienzan a ser eternos a medida que las personas intentan adaptarse a la llamada “nueva normalidad”. Si bien el coronavirus ha sido el protagonista de este inusual año, también han ocurrido otros eventos que se han convertido en una larga memoria perdida en medio de un ciclo de noticias que cambia rápidamente. ¿Y que puede faltar en este 2020? Que el programa secreto OVNI del Pentágono continué operativo y que pronto revelen un sorprendente descubrimiento que cambie por completo nuestra percepción sobre el universo.

Ya no hay duda alguna de que estamos a las puertas de la “Gran Revelación Extraterrestre” y de que el año escogido sea este 2020.

Durante años, el gobierno de los Estados Unidos ha cambiado repetidamente su posición con respecto a su participación oficial en la investigación de ovnis. En febrero, un portavoz del Pentágono dijo a revista de ciencia y tecnología Popular Mechanics que, si bien existió un programa del gobierno que investigaba vehículos aéreos no tripulados (UAV) y otros fenómenos aéreos inexplicables, los fondos se cancelaron en 2012. Pero cuando Popular Mechanics investigó el secreto programa, varias fuentes dijeron que todavía está operativo.

Ahora, un nuevo informe en el New York Times confirma esa noticia. La unidad de investigación de ovnis actualmente se encuentra en la Oficina de Inteligencia Naval, donde “trata asuntos clasificados”. El equipo tiene como objetivo “estandarizar la recopilación y la presentación de informes” sobre los avistamientos de vehículos aéreos no tripulados y divulgar públicamente “al menos algunos de sus hallazgos” dos veces al año. En un Informe del Comité del Senado de junio, se autorizó un presupuesto para el 2021, apoyando el trabajo de la unidad para revelar cualquier vínculo que los fenómenos aéreos no identificados tengan con los gobiernos extranjeros adversarios, y la amenaza que representan para los activos e instalaciones militares de EE. UU.

El actual senador del Partido Republicano y por el estado de Florida. Marco Rubio, que preside el Comité Selecto de Inteligencia del Senado, reconoció estar interesado en saber el verdadero origen de los aviones no identificados que han estado sobrevolando bases militares estadounidenses en los últimos años. Rubio dijo que espera que “los chinos, los rusos o algún otro adversario” no hayan dado algún tipo de salto tecnológico que les permita realizar este tipo de actividad.

Si bien estos UAV pueden provenir de adversarios extranjeros, la otra posibilidad, es que no se puedan identificar sus orígenes desde cualquier parte de este planeta. Y ahí es donde el New York Times “lanza la bomba”. Harry Reid, el ex senador de Nevada que tuvo un papel decisivo en la financiación del programa original de ovnis, le dijo al Times que se han producido accidentes de otros mundos, y que los materiales recuperados han sido estudiados en secreto durante décadas por compañías aeroespaciales bajo contratos gubernamentales.

El astrofísico Eric Davis, quien trabajó como consultor en el programa original de ovnis del Pentágono, dijo al Times que después de examinar ciertos materiales, llegó a la conclusión de que no eran de origen terrestre. De hecho, Davis informó a una agencia del Departamento de Defensa (DoD) en marzo sobre la recuperación de materiales de “vehículos fuera de este mundo no fabricados en esta tierra”.

CDMX a 2 de agosto 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.