LUMBRITAS

Por LUCIANO GALLARDO CASTRO

“Sobre la amistad, la lealtad, y el agradecimiento”

Existen dos objetivos, que para algunos deben de tratarse en forma separada, existen aquellos para quienes estas son características que marchan paralelas y otros que se atreven a conjugarlos en forma fría e indistinta.

Para quienes hacen la diferencia entre estos dos objetivos, suelen cumplir en la gran mayoría con sus fines particulares, sin embargo la lealtad en ocasiones se puede ver traicionada, por la falta de un vinculo mayor que permita la coexistencia de relaciones reciprocas en donde prevalezca ante todo la unidad y el progreso de manera pareja y equitativa y los que conjugan estas características , suelen cumplir en menor grado sus objetivos, pero cuando los logran alcanzar, estos suelen representar actividades sumamente importantes, aunque muchos se quedan en el camino pues el agradecimiento como una característica de la lealtad se ve relajado por la no existencia de una verdadera amistad, por último el que más éxitos logra alcanzar, es aquel que en nuestro ámbito y en muchos otros, ejerce estos separada o conjuntamente con una gran frialdad e indistintamente, aunque en esta caso la amistad, siempre quedara relegada en el último lugar.

De lo anterior (que a lo mejor no es cierto) se desprende que la mejor forma de conjugar estas cualidades del ser humano, es utilizando la última alternativa siempre y cuando se proceda  de manera inmoral, pues la amistad estará siendo sustituida por la complicidad, por eso se hace necesario hacer un breve resumen de lo alcanzado en este tiempo, no sin antes exponer de forma desordenada las aspiraciones de lo que creo es el pensamiento común

Éramos todavía desconocidos pubertos, cuando el destino decidió ponernos frente a la vida para empezar a poner los cimientos de un futuro bajo una actitud crítica y progresiva para participar con nuestro pequeño grano de arena en beneficio de nuestra comunidad, nuestras instituciones y nuestra vida propia.

Esta idea que puede ser altruista, no es otra cosa que el resultado de una formación social de madurez a base de responsabilidades familiares, deseos de superación personal y profesional, con gran sensibilidad y honestidad, ideas que hoy en día se ven cada vez más complejas en la búsqueda de soluciones que en forma minúscula contribuyen al mejoramiento de una sociedad desigual, es la aspiración y anhelo mueve un inquietante y respetuoso espíritu social entratandose de un aprendiz del quehacer político. Y aunque este no sea un ensayo de orden político, en el que se cuestione o ponga en entredicho esta aspiración  si es importante discernir sobre los conceptos que para algunos debe ser el devenir de la humanidad y por lo que según las leyes dialécticas establecidas le espera a la misma.

Ahora bien, nuestro ingreso en las esferas de la administración pública y sus consecuencias a la fecha han dado como resultado una búsqueda mas consiente de seguir participando en actividades públicas con una vocación de servicio más alentada con un sello bien marcado de honestidad y entrega pero con una visión más abierta desechando ideas que no estén casadas con una actitud crítica y progresista, idea que grosso modo pareciera altruista pero que es el resultado de una preparación  y  de una formación social tal vez desordenada pero de una o de otra forma representa el conocimiento de la historia de un pueblo que bajo diferentes épocas y circunstancias me permitió conocer desde los extractos sociales más olvidados hasta aquellos que se dicen poseer cierta alcurnia social.

Este resultado que hoy y cada día se ve más concretado en la búsqueda de soluciones que en forma minúscula contribuyen al mejoramiento de una sociedad, es la piedra angular que mueve mi interés.

Esta inquietud en su momento, me hizo buscar en izquierda y derecha pero los dogmatismos de los primeros y los falsos conceptos de los segundos, de pronto me hicieron desistir, sin embargo la administración pública a pesar de sus errores y desconciertos llenaban mis aspiraciones y afortunadamente mi peregrinar por sus filas desde una juventud inconsciente, ha despejado muchas dudas en mi formación ideológica y aunque no ha sido nada fácil y a veces me ha desilusionado, por encontrarme en su gran mayoría con políticos clásicos, de abrazo y capotazo que tanto daño han hecho a este país.

Así pues en el camino se han ido quedando muchas mentes brillantes, unos por falta de paciencia y visión, otros por la desilusión de conocer a quienes creíamos nuestros líderes y no eran otra cosa que dioses de barro susceptibles de las tentaciones mundanas que se impregnan con el mareo del poder, lo que implica enfrentarse a grupos consolidados y con una cada vez mayor participación de individuos con relativa capacidad política, pero con indiscutible padrinazgo, otros más han abusado de la amistad, permitiendo que se relaje la disciplina y han provocado que su que su inconsistencia se traduzca en ineficiencia.

Sin embargo tal vez sea el reflejo de una inadecuada e incapaz dirección en el trabajo, en el equipo y por ende en el grupo. Finalmente termino reconociendo que el resultado final que cada quien enfrenta se dio y se dará por la confusión que implica, el no haber sabido en su momento distinguir entre la LEALTAD, LA AMISTAD Y EL AGRADECIMIENTO virtudes que hoy en día están en proceso de extinción.

Culiacán Sinaloa a 3 de agosto 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.