LUMBRITAS

Por Luciano Gallardo Castro

PERO TE VOY A EXTRAÑAR……

Cuando en nuestras vidas sufrimos, el descalabro de la pérdida de un ser amado, el espíritu de las personas que lo padecen, vivirán por siempre un gran duelo, además queda un espacio vacío en los corazones de quienes lo amaron en vida, pero las heridas más profundas quedaran en los padres los hermanos, hijos y por supuesto en los amigos de verdad, que en vida se hermanaron de manera y fraterna, sincera y franca.

Para el caso que nos ocupa, quiero agradecer al medio de publicación, por permitir por esta ocasión la oportunidad de compartir este sentimiento de dolor, aunque es un tema de interés de la gran mayoría y su contenido en algún momento de nuestras vidas lo habremos de padecer todos.

Describo a continuación, la sensación de sentimientos encontrados, que genera una herida, como la pérdida de un ser amado.

Te fuiste hermano querido y con tu partida te llevaste, la alegría de muchos, de tu madre, a quien con todo el dolor de su alma, se tuvo que resignar a entregarte a quien te había prestado, al gran creador del universo, a tus hermanos, además del dolor nos manda un mensaje de vida y la contemplación enorme de esforzarnos para mantener la unidad y la armonía en la convivencia familiar, ese es el mejor homenaje que a tu menoría podemos hacer.

Tus amigos, los de siempre, los que te buscaron para hacer negocios, los que te buscaron para formar grupos de reuniones y los que a ti te eligieron para para ser su hermano y que hasta el último  momento estuvieron contigo, acompañándote , llorándote y te aseguro que todos ellos también te van a extrañar aunque cada quien a su manera.

En tu caso hermano hermoso Juan Diego; te llevas la satisfacción de que en tu partida estuvieron quienes tu elegiste para tu acompañamiento, aunque siempre habrá los que lo sientan más que otros y debes de sentirte muy honrado, porque para ti y para tu familia es muy reconfortante, ver después de tu partida, las muestras de afecto y solidaridad, así como el apoyo de tus más queridos y cercanos amigos y del amor de tu vida, tu amada esposa.

A mí me quedan en el alma recuerdos muy gratos, que seguramente será la impresión de muchos, pero en mi caso , el ejemplo , la alegría y el amor que profesaste, perdurara siempre, lo cual es un reconocimiento a tu valía  como persona y como ser humano.

Tu perdida lamentablemente, es irreparable, así como las cicatrices que quedan en el alma, pero nos quedara a todo los que te amamos y lo seguiremos haciendo, lo mejor de ti, sin embargo, debemos aceptarlo, no como una perdida sino como la idea del cambio de lugar, situación que nos permite albergar la ilusión  de que estas en un mejor lugar cuidándonos.

Los momentos más tristes para cualquier persona , es la pérdida de un ser querido y es que en la vida nadie puede ser reemplazado, pero hay que tener presente que esa persona siempre nos va a mirar, aunque tendremos la sensación de que no les dijimos todo el amor que nos inspiraba ni darle los abrazos que hubiéramos querido dar.

Así como son a veces duros los designios del señor, para permitir estas pruebas de dolor, también es muy generosa su provisión de consuelo.

Finalmente, expreso aparte del dolor que nos embarga, la gran oportunidad de reflexionar, sobre lo que una lección tan grande nos deja y lo que podemos y debemos hacer en nuestras vidas, en la convivencia con la familia y con los amigos y de manera muy especial el actuar e interactuar como a él le hubiera gustado.

Descansa en paz amado hermano, y ten la seguridad de que tu familia y tus amigos nunca te olvidaremos y que gran parte de nuestros corazones te los llevaste contigo, cuídanos y protégenos desde tu nueva morada.

Gracias señor, porque sé que está contigo, aunque te voy a extrañar………………………………te vamos a extrañar.

Culiacán Sinaloa a 17 de agosto 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.