LUMBRITAS

Por Luciano Gallardo Castro

CORRUPCIÓN, IMPUNIDAD Y SHOW POLÍTICO

La pandemia de la corrupción que hoy se está viviendo y que trae muy angustiados y alterados a connotados personajes políticos, no es un asunto menor que sea producto de los tiempos actuales, es el resultado de muchos años de gobierno, dedicados al saqueo, la impunidad y el tráfico de influencias que ha padecido nuestro México querido, donde algunos, le están echando mucha emoción y fanatismo, lo cual opaca, el realismo de los hechos desde el punto de vista mediático, donde al violar el derecho de secrecía  de los involucrados se invalidan pruebas, como videos que están saliendo a relucir, poniendo a la Fiscalía General de la Republica, en un entre dicho en su libertad de actuación.

Entrando de lleno al tema, sale a colación que el costo de las reformas políticas que tanto cacareo  el gobierno de Peña Nieto, no es, más que el resultado de negociaciones con tintes políticos, de extorsión, fabricadas desde los  pinos, principalmente con la complicidad del PAN a quien le está dando el tiro de gracia en sus aspiraciones rumbo al 2021.

En la denuncia presentada por Emilio Lozoya y que lo hace de manera sumisa, da un golpe fulminante a políticos de primer nivel de los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, pero también se está salpicando al gobernador por Morena en Puebla, Miguel Barbosa, quien esta temblando, pues de comprobársele complicidad en este asunto, corre el riesgo de ser expulsado del partido.

Toda esta pandilla de truhanes políticos, andan con todo tratando de desvirtuar los dichos del ex Director de Pemex, queriéndose desmarcar a su vez de los videos que empiezan a salir a la luz y que ojala no queden en la impunidad y se haga justicia para que sirva de ejemplo a quienes sientan esas tentaciones que son difíciles de evadir estando en el poder.

Sin embargo, mi personal opinión se inclina, primero, a que realmente se llegue hasta las últimas consecuencias pero sí, tomando en cuenta que antes de hablar de corrupción hay que ser correctos y me gustaría mucho no estar viendo al Presidente de la Republica, como un vocero oficioso de la FGR y que sí se interese por la impartición de justicia, pero no como un espectáculo y linchamiento mediático, teniendo el debido cuidado de no caer en mentiras burdas y no estar exhibiendo las pruebas acusatorias, porque al hacerlo se pierde la oportunidad de que sirva como un testimonial a la hora de enjuiciar.

Además es importante señalar que todos estos acontecimientos, están siendo usados para aparecer en las encuestas de popularidad, cuando podrían estar abonando en la reconstrucción de la paz en el país, sin dejar de reconocer que esos dineros, motivo de esa podredumbre, servían para comprar votos en las cámaras y en los procesos electorales, lo que evidencia el gran desgaste en las simpatías de la sociedad hacia la clase política, es por ello que el gran pacto por México que se firmo en el sexenio anterior, fue más bien un pacto de impunidad, que le costó al PRI las elecciones del 2018 y el repudio de la gran mayoría de los mexicanos.

El tema de la corrupción, para el Presidente de la Republica, se ha convertido en uno de sus principales ejes de su discurso de gobierno y esto le inyecta combustible a su labor mediática sin importarle la flagrante violación que hace del derecho de presunción de inocencia, por lo que decidió buscar el impacto político en lugar de la judialización.

El video que anda circulando en las redes, pone en evidencia la forma de cómo el PRI seduce a la oposición, principalmente al PAN para corromperse y lograr el voto para las mal llamadas y amañadas reformas políticas, convirtiendo al régimen en una democracia pervertida, aunque lo ideal sería que todo fuera investigado, sin tintes políticos, como algo rutinario desde la FGR y no como una motivación electoral y correr el riesgo de caer en un espectáculo barato.

Sin lugar a dudas, la democracia sufre un gran descalabro y en este camino tan espinoso para los involucrados, se ve a leguas que el PRI arrastro al PAN consigo a la sepultura política y las campañas próximas con su manejo sucio y direccionado, terminara de aniquilar a los dos en las votaciones del 2021.

La FGR tiene en sus manos la oportunidad de oro, de sentar en el banquillo de los acusados, a los ex presidentes Calderón y Peña Nieto y posiblemente su vinculación a proceso, si no de todas maneras serán exhibidos, para que quede bien claro que el fondo no es la corrupción la que genera la consecuencia de ser corrupto sino la impunidad con que operan.

Sin embargo, no hay que perder de vista que todo esto es a final de cuentas, show político, donde no se está abonando a la construcción de un país de leyes, sustentada en la justicia sino en un mero espectáculo donde la razón histórica es lo que más le importa al Presidente, que no es otra cosa que evidenciar el cómo operaban en el PRIAN y no como un triunfo de la justicia a través de la Fiscalía al lograr que Lozoya se decida a colaborar y tener el cuidado que esto no los rebase por tantos elementos con que cuenta, para privilegiar el estado de derecho.

Concluyo, con el ferviente deseo de que el presidente, logre separar los temas de gobierno con los de impartición de justicia y dejar que las instituciones cumplan con sus obligaciones establecidas, de lo contrario si se continúa utilizando la bandera de la corrupción que lo llevo a la Presidencia de la Republica, como eje de campaña, tendrán que aceptar desde hoy los partidos políticos de oposición, que las elecciones del 2021 serán un mero trámite.

En lo personal considero que el Presidente es un buen hombre, con mejores intenciones para México, cuya honestidad e imagen pública ganada a pulso a estas alturas no necesita banderas sucias para sacar adelante su proyecto transformador, su visión y su trabajo lo garantizan.

Por su bien histórico y por el de México………….que todo salga bien.

Culiacán Sinaloa a 21 de agosto 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.