SUECIA Y AUSTRIA CIERRAN SUS ÚLTIMAS PLANTAS ELÉCTRICAS A CARBÓN

México y Dominicana; energía sucia su estrategia.

La última planta a carbón en Suecia acaba de cerrar dos años antes del tiempo estimado, elevando a tres el número de países europeos sin carbón, La empresa de servicios públicos sueca Stockholm Exergi anunció el cierre, un día antes de que Austria cerrara también su última planta a carbón. Con Suecia libre de carbón en la misma semana que Austria, la trayectoria descendente de contaminación en Europa es clara. 

“Nuestro objetivo es que toda nuestra producción provenga de energías renovables o recicladas. Hoy sabemos que debemos dejar de usar todos los combustibles fósiles, por lo tanto, el carbón debe eliminarse gradualmente y lo hacemos dos años antes de lo previsto”, dice Anders Egelrud, CEO de Stockholm Exergi.

A Austria y Suecia le seguirán otros países de Europa en esta década, y otros lo harán, como es el caso de Alemania, más tarde, pero, la tendencia es imparable Francia espera cerrar su última instalación a carbón para 2022; Eslovaquia y Portugal, en 2023; el Reino Unido, en 2024 e Irlanda e Italia un año después. Otros, como Grecia, Países Bajos, Finlandia, Hungría y Dinamarca, también planean hacerlo antes de 2030. España, en fin, no ha puesto fecha en el PNIEC, pero Iberdrola, Endesa y Naturgy cerrarán sus centrales entre este año y 2022, y todo apunta en que, para 2025, España haya dado su adiós definitivo al carbón.

Incluso el principal exportador de carbón del mundo está luchando por ganar dinero quemando el combustible. Las plantas de energía de carbón de Australia, que constituyen más de la mitad de la mezcla de generación del país, enfrentan una mayor presión a medida que la energía solar en los tejados vacía la demanda diurna. Eso podría significar cierres tempranos entre la flota envejecida del país, dando a los planificadores de energía la difícil tarea de garantizar la seguridad energética mientras reemplazan el flujo de energía constante y predecible con una generación renovable más variable.

“Tenemos un problema con los cierres de carbón”, dijo Kerry Schott, presidente de la Junta de Seguridad Energética, en una cumbre virtual de energía limpia, “Tenemos plantas que se están volviendo antieconómicas y algunas tienen márgenes muy ajustados en este momento”.

Un aumento en la nueva capacidad eólica y solar está impulsando los precios mayoristas de la electricidad a tan solo 40 dólares australianos (29 dólares) el megavatio hora en algunas partes de la red, en muchos casos menos de lo que le cuesta a la planta comprar carbón, dijo Schott. La reducción de la demanda debido a las restricciones del coronavirus también ha frenado los precios. Si bien eso es bueno para el consumidor, es vital asegurarse de que cualquier capacidad perdida debido a las retiradas de carbón se reemplace de una manera que también proteja la seguridad y confiabilidad de la red, dijo. Para muchos, esos cierres serán necesarios si el mundo quiere cumplir sus objetivos a largo plazo para frenar el aumento de las temperaturas globales.

República Dominicana ha decidido invertir en energías sucias con tantas alternativas limpias disponibles. Es crucial eliminar el uso de carbón para limitar el daño que causará el calentamiento global, que es una amenaza cientos de veces mayor que el coronavirus. A veces los seres humanos reaccionamos solo contra amenazas inmediatas y eso nos dificulta tomar medidas contra catástrofes que van a ocurrir dentro de 10 o 100 años.

México recae en la compra de carbón y se aleja más del desarrollo sustentable. La industria renovable alerta que la compra de toneladas de este mineral implica un desvío de los objetivos de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas

La decisión del equipo del presidente, que en su discurso siempre se pronunció a favor de la industria renovable, ha alertado al sector: se trata, dicen, de un nuevo paso en la dirección contraria “Es un franco ataque contra las estrategias de combate al cambio climático”, apunta el director del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México, Antonio del Río.

CDMX a 17 de septiembre 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published.