EL PRESIDENTE DE LOS MEXICANOS OFRECIÓ CENA AL PRIMER MINISTRO DE CANADÁ Y A SU ESPOSA

PALABRAS DEL PRIMER MINISTRO DE CANADÁ, JUSTIN TRUDEAU Y DEL PRESIDENTE DE LOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO,

Palabras del Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, durante la cena que ofreció el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, en el marco de su Visita Oficial.

 

Buenas tardes, señor Presidente.

 

custom_gallery
no se encontraron imagenes
Señora Rivera de Peña.

 

Angélica, Enrique:

 

Gracias. Gracias por su amistad, gracias por su bienvenida.

 

Distinguidos invitados:

 

Gracias por esta increíblemente calurosa hospitabilidad, esta demostración tan cálida.

 

Tuve la oportunidad y el honor de brindar por el pueblo de su bello país en el año 2016, cuando Enrique visitó Canadá, en Visita de Estado.

 

Estoy complacido de poder cerrar el círculo el día de hoy, y brindar por ustedes en su propio suelo.

 

Amigos:

 

Siempre, es un placer estar con el señor Presidente.

 

Vemos de la misma manera muchas de las grandes cosas; incluidos el cómo combar el cambio climático, cómo expandir el comercio, las inversiones y las oportunidades económicas. Cómo servir de mejor manera a nuestro pueblo, teniendo en cuenta los principios, y de manera justa.

 

Respecto a esto, quiero decir que yo quiero hacer lo que es bueno para mis hijos y para mis ciudadanos, y yo sé que Enrique, también, lo quiere así.

 

Pero las ocasiones que realmente aprecio, son las ocasiones como la de esta noche, ya que esta noche tenemos oportunidad de compartir una gran comida, de compartir historias y compartir risas, y en el fondo de todo ello, lo que hacemos es recordar el inquebrantable vínculo que nos une, el que une a nuestros ambos países.

 

Los países que comparten valores comunes, como el respeto por la democracia y el Estado de Derecho, somos países que somos socios desde hace mucho tiempo y que seguiremos siendo amigos leales durante el futuro.

 

Si bien es cierto, que nos encontramos en extremos opuestos del Continente Americano, nunca hemos dejado que la distancia nos haga extraños.

 

Cuando mi país se vio azotado por incendios forestales feroces, ustedes no dudaron en enviar rescatistas que nos ayudaran a apagar las llamas, y tras los devastadores sismos que sufrieron hace pocas semanas, ni siquiera lo pensamos dos veces antes de enviar ayuda y provisiones, y esto va mucho más allá de la buena voluntad entre los gobiernos. Es mucho mayor, y hace que nuestros pueblos estén conectados.

 

En ciudades, tales como Calgary y Edmonton, por ejemplo, los canadienses se vieron conmovidos por la gran pérdida de vidas humanas, y quisieron ayudar, así que se organizaron campañas de donación y de recopilación de fondos para las familias afectadas por los sismos.

 

Y los organizadores, organizaron campañas para nuestros amigos mexicanos y, adivinen qué sucedió; el centro de colectas se vio sobrepasado, y no se trababa solamente de ciudades como Calgary y Edmonton, sino que, por ejemplo, en Toronto, se organizó una campaña de recopilación de fondos para la Cruz Roja Mexicana. Y salieron las personas en hordas para mostrar su apoyo.

 

Los amigos hacen esto por los amigos. Así, también, lo hacen los buenos vecinos. Estamos aquí el uno para el otro, y demuestra la alianza que existe entre México y Canadá.

 

Esta alianza es mucho más grande de lo que somos Enrique y yo. Y es más grande de los Presidentes y Primeros Ministros a los que nosotros sucedemos, y que nos sucederán a nosotros.

 

Esto, además, nos recuerda que somos socios.

 

Canadá y México seguirán estando juntos en los días malos para poder celebrar, juntos, lo bueno.

 

Señoras y señores:

 

Quisiera proponer un brindis. Un brindis por el Presidente, por nuestros amigos que están presentes en el día de hoy, pero, lo que es más importante, por el pueblo mexicano.

 

Salud.

 

Fuerza México.

 

Viva México.

 

Y viva Canadá.

 

Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, durante la cena que ofreció al Primer Ministro de Canadá y a su esposa.

 

 

Señoras y señores.

 

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

 

Quiero, nuevamente, darle la más cordial de las bienvenidas al señor Primer Ministro Justin Trudeau, gran amigo de México y que, además, me ha permitido cultivar una relación que, sin duda, ha favorecido para promover temas de relevancia entre nuestros dos países, y trabajar por causas compartidas, causas comunes, que promueven desarrollo y prosperidad para nuestras sociedades.

 

Al tiempo que le doy la más cordial de las bienvenidas, también, a su muy distinguida esposa, Sophie.

 

A toda la Delegación Oficial que le acompaña.

 

Y en este espacio quiero saludar la presencia de los representantes del Senado de la República, al Presidente de la Mesa Directiva.

 

Al Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

 

Al señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

A Gobernadores invitados.

 

A dirigentes y líderes empresariales que hoy nos acompañan.

 

A Legisladores Federales que, también, están aquí presentes.

 

Y a esta representación de la sociedad mexicana, a través de distintos liderazgos, a quienes les doy la más cordial de las bienvenidas a este evento.

 

Señoras y señores:

 

Nos da mucho gusto recibir al señor Primer Ministro y a su muy distinguida esposa, así como a la comitiva que hoy le acompaña.

 

Sabemos que hoy nos visitan amigos, y como tales, queremos celebrar que estén entre nosotros, y expresarles el profundo aprecio que en México sentimos por Canadá.

 

Nos honra recibir a un estadista que simboliza una esperanza en favor de la pluralidad, la libertad y la democracia.

 

Estos son los valores que proyectan Canadá en el mundo, demuestran que es posible la unidad en la diversidad, el desarrollo en armonía con el medio ambiente; la libertad individual con la equidad.

 

A lo largo de 73 años de relaciones diplomáticas, Canadá ha sido para México un aliado firme, un socio confiable y un amigo cercano.

 

Aliado es aquel que asume el compromiso de luchar por causas comunes.

 

México y Canadá hemos trabajado juntos a lo largo de décadas para impulsar los valores que compartimos.

 

Socio es el que emprende proyectos para generar riqueza en beneficio mutuo, así lo hemos hecho, mediante el comercio, las inversiones y el turismo, creando prosperidad en ambos países.

 

Amigo es quien desea el bienestar de otro como un fin en sí mismo.

 

Y ambos países damos ejemplo de solidaridad y apoyo recíproco.

 

Muestra de esa amistad es la ayuda que México recibió de parte del gobierno y de la sociedad civil canadiense con motivo de los terremotos de septiembre.

 

Los mexicanos siempre agradeceremos la ayuda material, el apoyo técnico y la valentía de los rescatistas canadienses y sus fieles perros de búsqueda.

 

La amistad implica reciprocidad.

 

Hace unos momentos el Primer Ministro Trudeau y un servidor saludamos a los brigadistas mexicanos que han tenido la oportunidad de apoyar cuando se ha requerido en el combate a los incendios forestales en Canadá.

 

Símbolo de esta amistad son el tótem del Bosque de Chapultepec, que el Gobierno de Canadá regaló a los mexicanos hace más de 50 años. Y, más recientemente, el árbol que tuve el honor de plantar en los jardines de Rideau Hall, en Ottawa.

 

La amistad se expresa, sobre todo, en el contacto cotidiano entre nuestras sociedades, como es el caso de los miles de jóvenes mexicanos que estudian en colegios y universidades canadienses. Todos ellos son testigos de la grandeza de Canadá, de su pueblo y de sus instituciones.

 

Muy estimados Justin y Sophie:

 

Los fuertes lazos entre Canadá y México tienen una dimensión familiar.

 

Quiero entregarle al señor Primer Ministro un pequeño libro que describe los encuentros de su padre con tres Presidentes de México. Creo que le agradará ver algunas de las fotos que están en él. na de su hermano Alexander, precisamente, de la mano de su padre, recorriendo el Templo Mayor, vestigio de la Civilización Azteca, que se encuentra a unos pasos de Palacio Nacional.

 

En su Primera Visita Oficial a México su padre dijo, después del encuentro con el entonces Presidente de México, cito textualmente: nuestra conversación nos confirmó que la convicción común de que existen muchos campos en los que nuestros países pueden trabajar juntos.

 

40 años después, estamos dando testimonio de que eso es, precisamente, lo que hemos estado haciendo.

 

Hoy, señor Primer Ministro, celebramos la alianza, la sociedad y la amistad que hemos construido entre Canadá y México.

 

Lo hacemos, viendo en Canadá, como dice su Himno, un Norte verdadero; es decir, un referente para navegar en las aguas de nuestro tiempo.

 

Dicho lo anterior, quiero invitar a todas y todos los presentes a hacer un brindis en honor de nuestros muy distinguidos invitados.

 

Quiero brindar por el bienestar personal de Justin Trudeau, de su distinguida familia.

 

Quiero brindar a la prosperidad del pueblo de Canadá.

 

Y quiero brindar a la hermandad, a la sociedad y a la fraternidad que distinguen hoy la relación entre Canadá y México.

 

Salud.

 

Sophie, salud.

 

Gracias.

 

PALACIO NACIONAL, 12 de octubre de 2017