DE MI COSECHA

Por Luciano Gallardo Castro

¿CUAL TRANSFORMACIÓN?

Correo: lucianogapa@hotmail.com

Es muy importante no perder de vista, que la bandera más utilizada por el actual gobierno federal es la corrupción, a tal grado que les redituó el triunfo electoral en el 2018, sin embargo hoy día, el terminar con ese desagradable vicio, solo se ve en los discursos mañaneros ya que en las diferentes dependencias federales siguen con esas mismas prácticas y en algunos casos pareciera que llegaron muy hambreados al poder, antes  de la 4T el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes hoy  Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, era un Organismo discreto el cual se dedicaba a Administrar los bienes improductivos del Estado, fruto de decomisos por el SAT , la TESOFE, ADUANAS  y otras autoridades federales, para en su momento monetizarlos y destinar esos recursos a programas sociales.

Al arribo de este Gobierno el SAEB, pasó a ser el Instituto de Administración de Bienes y Activos, nombre que no le pareció al  Presidente e hizo que el Congreso dominado por su Partido lo cambiara, por Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, comandado por Ricardo Rodríguez Vargas el cuál  aseguraba, trabajaría para entregarle a la gente el dinero que les había sido arrebatado, a su llegada al INDEP Ricardo Rodríguez aparentaba ser un hombre honesto y austero, comenzó llegando en un auto sencillo y saludando amablemente al personal, se formaba en la fila para ingresar al elevador, pero este disfraz de buena persona duró muy poco, comenzó a reclutar personal que no cumplía con los perfiles requeridos para ocupar un puesto, o que no estaba contemplado, como fue el caso del Chef que contrato para prepararle sus comidas favoritas, además esa persona sencilla y su asistente personal comenzaron a moverse en carros blindados que resguardaba el Instituto, con choferes y escoltas, lo que ningún Director había hecho.

Al llegar a las instalaciones mandaba parar los tres elevadores, para que pudiera subir rápido a su oficina ubicada en el piso 8, sin que los pudieran utilizar decenas de empleados, ahí nunca faltaba el alcohol en ocasiones, hubo hasta mariachis, Ricardo Rodríguez llegó a encerrar a muchas de las mujeres que trabajan ahí, obligándolas a convivir con él y sus amigos, y como tenía el control con su huella para abrir la puerta, decidía cuándo las dejaba salir, literalmente las encerraba contra su voluntad y eso se llama privación ilegal de la libertad, las denuncias, sobre todo anónimas de muchas víctimas, están en poder del Órgano Interno de Control que él lo manejaba a modo por eso no se ha actuado, también corrió al Director de Tecnología de la Información, por no prestarse a manipular las subastas y porque descubrió, que la venta de ciertos lotes e inmuebles las hacia a su conveniencia.

En todos los casos siempre salió a decir en la mañanera lo que esperaba recaudar en sus subastas lo que nunca paso y siempre comentó que eran un éxito, esto trajo que corriera a media plantilla del área de comercialización para él, controlar lo que se subastaría y a quien se le beneficiaria, como ejemplo es el caso de Grupo Texplus, S.A de C.V. donde el pasado mes de febrero, por medio de su representante legal, Jacobo Farhi Duschi, quien manifestó,  el interés de adquirir de forma directa algunos de los lotes de telas que saldrían a la subasta, a lo que el INDEP respondió con el oficio número DCCM/DEC/CCBM/109/2020 el 2 de abril  para informar que los rollos de tela sí se encontraban en estatus para la venta, dicha empresa presentó una oferta por los 17 lotes de telas por $7,620,000.00 (siete millones 620 mil pesos) IVA incluido, estamos hablando de 120 toneladas de telas que en el mercado tienen un costo muy superior y para el 22 de abril, Grupo Texplus presentó una oferta aún más agresiva, en respuesta al oficio DCCM/DEC/CCBM/121/2020, el cual indicaba los  rollos de tela que querían comprar, escogieron los mejores lotes y ofertaron $3,935,000.00 (tres millones 935 mil pesos).

Hace años, cuando se decomisaban telas, éstas generalmente se donaban a distintas dependencias para utilizarse, por ejemplo, en tragedias naturales, en escuelas, en orfanatos y asilos pero Rodríguez Vargas llegó a un acuerdo con esa empresa y le solicitó a los textileros,  comprar joyas mutiladas en la subasta, como una forma de obtener una retribución para él mismo, así nadie se enteraría que algunas de las joyas estaban mutiladas e incompletas, porque se les había quitado piedras y metales preciosos, y éstas se convertirían en parte de la transacción por el bajo costo de las toneladas de telas.

Otros ejemplos los encontramos en la casa del Chino Zhenli Ye Gon, la cual se dice fue negociada desde Palacio Nacional para que la comprará de último minuto el empresario regiomontano Carlos Bremer quien señalo que no la conocía, o bien la casa del Señor de los Cielos, ubicada en la calle de Cráter adquirida por el tabasqueño Carlos Cabal Peniche, pero cuando se descubrió la operación de joyas mutiladas y  que Rodríguez Vargas saco del INDEP sin que nadie diera Fe para mostrarlas en diversos medios de comunicación,  fue dado de baja. Con su salida, se cayeron éste y varios otros negocios que operaba desde el INDEP, esto lo cita también en su denuncia Jaime Cárdenas), quien tomo las riendas del organismo, con la salida de su corrupto antecesor, pero al ver la podredumbre que había y que no lo dejaban actuar para corregir el rumbo, decide enviar una carta renuncia a su amigo el Presidente de la Republica, no sin antes hacer público las prácticas de corrupción que ahí se estaban dando.

Ricardo Rodríguez no fue castigado ni mucho menos. El Presidente López Obrador confirmó al momento de su salida que dejaba el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, ya que estaría en la terna que propondría para elección de titular de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, nombramiento que ha sido detenido por un Juez Federal de Nuevo León que suspendió definitivamente el proceso,  porque los candidatos, entre ellos Rodríguez Vargas, no cumplen con los requisitos de la Ley Orgánica de la institución.

Y como ya estamos en proceso de revisión del supuesto avance, en el tema de la corrupción, creo que a la Función Pública, le debería de poner más atención al funcionamiento de CAPUFE, cuya dependencia se ha convertido en una caja chica del gobierno federal, pues sus ingresos por producto del cobro de cuotas carreteras, que solo ellos conocen su destino.

Para terminar con esta entrega, me sigue inquietando el precario desempeño del titular de la Secretaria de Educación Pública federal, quien aún no alcanza a dimensionar el paquete que puso en sus manos el Presidente de la Republica sigue inventando formas y programas sin la menor posibilidad de aterrizaje, pues hasta la fecha, el ciclo escolar, sigue siendo un rotundo fracaso, pero además sería interesante, que la dependencia correspondiente , le pusiera atención a las viejas prácticas a las que siempre estuvo acostumbrado en el pasado, donde contaba con una infinidad de trabajadores domésticos, con cargo al erario, y un sin número de funcionarios egresados de universidades extranjeras que solo adornaban las oficinas de gobierno, por lo regular muy jóvenes, otro foco de infección es el Instituto de Infraestructura Educativa, INIFED, cuyo titular solo lo ve como un buen negocio, como en todos sus encargos públicos, operado generalmente por algún familiar muy cercano, y actuando en complicidad con algunos de sus representantes en los estados, los cuales deberían de ser investigados, para conocer el verdadero procedimiento en la asignación de obras, que las simulan con licitaciones a modo.

Así están las cosas de la cuarta trasformación y su nulo combate a la corrupción, estos son solo algunos ejemplos y ya habrá más, oportunidades de evidenciar otros casos, con otros personajes y otras dependencia.

Culiacán Sinaloa a 3 de noviembre 2020

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: