INCOMPATIBLE CON LA DEMOCRACIA – Iniciatika

INCOMPATIBLE CON LA DEMOCRACIA

Por  Von Hildegard Stausberg*

“No-Reelección”

El mesianismo de sus seguidores es de locos

“Lo llaman cariñosamente Amlo”,

En las recientes elecciones de México se cubrieron 20.000 cargos políticos, entre ellos 2.000 alcaldes y 14.000 concejales. Pero la votación fue en realidad una especie de referéndum sobre el presidente López , que gobierna de manera cada vez más autocrática.

Mexico, el país de habla hispana más grande del mundo con 130 millones de habitantes, se preparó  para una maratón electoral. El 6 de junio, a mitad del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, estuvieron disponibles para la elección alrededor de 20.000 cargos políticos, entre ellos 500 congresistas, 15 de los 32 cargos de gobernador, alrededor de 1000 diputados en varios parlamentos estatales, casi 2000 alcaldes y un buen 14.000 concejales.

En vista de las grandes diferencias regionales en este país, cinco veces el tamaño de Alemania, cabría esperar una amplia gama de fuerzas políticas diferentes. De hecho, sin embargo, estas elecciones se han reducido a un referéndum político sobre el   presidente Lopez Obrador a quien sus seguidores llaman cariñosamente “Amlo”.

Esto es exactamente lo que quería el presidente, que actúa de acuerdo con un claro esquema amigo-enemigo: o estás completamente a su favor o completamente en su contra; tratar a tu oponente político con respeto no es lo suyo. Amlo es un maestro de la pintura en blanco y negro, del afilado sí o no, del enfrentamiento implacable. Le gusta afirmar que México en realidad no está avanzando a través de procesos electorales democráticos, sino solo a través de la movilización social permanente.

Las elecciones allanaron el camino para este rebelde y rebelde político del insignificante estado de Tabasco. Su hogar político fue originalmente el antiguo partido estatal PRI, que se estableció como un ancla de estabilidad después de la agitación de la Revolución Mexicana a fines de la década de 1920. Amlo se siente tan comprometida con su credo estadístico como con su comprensión autoritaria del estado, que patrocina a los mexicanos.

Cuando el PRI permitió cautelosamente más democracia en la década de 1980 y buscó una apertura económica, Amlo se apartó de ella. Tres décadas después llegó al poder con su propio partido “Movimiento Regeneración Nacional” (Morena).

La llamada “cuarta transformación” de México

Desde entonces ha estado usando esto en una locura casi mesiánica para transformar a México hacia una “cuarta transformación”. La primera “transformación” para él fue la independencia de España, la segunda fue el período de reforma liberal a mediados del siglo XlX , la tercera la revolución posterior a 1911. Con su pretensión de una “Cuarta Transformación”, Amlo asciende hábilmente a otra, históricamente distante un nivel – muy por encima de la de los presidentes “normales”.

¿Cómo ha utilizado su primera mitad hasta ahora? Amlo divide claramente a México en dos bloques: aquí la gente, los buenos, allá los ricos, los malos. Y solo él podía proteger a la gente. Amlo justifica así una concentración sin precedentes de todos los procesos de toma de decisiones en sí mismo.

La estructura institucional de la Federación Mexicana vive actualmente un intento del Presidente de socavar por completo todas las fuerzas independientes. Instituciones importantes de la democracia mexicana en las últimas décadas, como el Instituto Nacional Electoral IFE, han sido desacreditadas y están a punto de romperse.

Las cifras se están embelleciendo, la última inversión directa en el primer trimestre de este año. La ministra de Economía de Amlos, Tatiana Clouthier, afirmó que habían aumentado enormemente en comparación con el año anterior. El banco central corrigió esto poco después y habló de una caída del 30 por ciento. La venganza de Amlo se produjo rápidamente y anunció que ya no prorrogaría el mandato del gobernador del banco central, que expiró a finales de año.

Amlo ha sido durante mucho tiempo una espina en el costado de que el banco central, de acuerdo con sus estatutos, usa los excedentes para pagar deudas externas y no llena las arcas del gobierno como él deseaba.

Amlo tiene ideas francamente arcaicas sobre la politica energetica. Si bien el soleado México con sus miles de kilómetros de costa podría liderar el camino en energías alternativas, el presidente ha anunciado la compra de una refinería en Texas. La mitad pertenece a los mexicanos, pero él quizo comprar la otra mitad a Royal Dutch Shell por $ 600 millones, y eso no incluye la deuda de mil millones de la compañía.

¿No tendrían que hablar los Verdes de México? Pero han formado una coalición con Amlos Morena, así que será mejor que guardes silencio. Incluso a nivel internacional, tales decisiones no provocan protestas. Esto es sorprendente cuando se considera la gran respuesta a la controvertida política ambiental del presidente populista de derecha Jair Bolsonaro en Brasil. Pero Amlo actúa como un “populista de izquierda” y eso, al menos hasta ahora, lo ha protegido.

Bajo su mando, las fuerzas armadas se han convertido en un estado dentro de un estado y están involucradas en la lucha antidrogas. Ya se puede decir que la táctica del presidente de inducir al crimen organizado a ser más complaciente interviniendo con menos dureza ha fracasado. Casi 150 políticos y funcionarios han sido asesinados desde principios de año. El politólogo Edgardo Buscaglia ve a México en el camino hacia un estado fallido en lo que respecta a cuestiones de seguridad.

Es precisamente allí donde los estrechos vínculos económicos entre Mexico y estados Unidos son omnipresentes. Porque la alianza económica, a la que también pertenece Canadá, ha creado una dinámica propia, de la que los mexicanos se benefician enormemente. Sin embargo, hasta ahora no todos los sectores de la población. Y de la gran reserva de los que se sienten abandonados, el apoyo a Amlo se alimenta. En consecuencia, cuanto más educada la gente, más fuerte es el rechazo al presidente.

Esto también fue evidente al lidiar con la crisis de Covid 19. Aunque Amlo no habló de una “gripe” como su homólogo brasileño Bolsonaro, recomendó que sus compatriotas usen un amuleto durante mucho tiempo. Oficialmente, casi 300.000 mexicanos han muerto a causa de la enfermedad hasta el momento. Las estimaciones no oficiales hablan de más de medio millón.

El año pasado, la economía mexicana se contrajo 8.5 por ciento. Más de un millón de empresas, en su mayoría pequeñas, se han rendido. Diez millones de personas volvieron a caer por debajo del umbral de la pobreza. Pasarán varios años antes de que los impulsos de crecimiento del tiempo antes de que Covid-19 se pueda lograr nuevamente.

Después de asumir el cargo, Amlo había aumentado los salarios mínimos y las pensiones. Para estimular el crecimiento económico, ahora tendría que depender más de un nuevo impulso de la inversión extranjera, un escenario perfectamente concebible en vista de las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos.

Sin embargo, los críticos del presidente temen que utilice la segunda mitad de su mandato constitucionalmente limitado de seis años para presentarse a la reelección. La “No-Reelección” ha sido uno de los principios más importantes en la tradición política del país durante más de cien años. Pero el historiador Enrique Krauze confía en el “mesías tropical” para hacer todo: “Su mesianismo es simplemente incompatible con la democracia”.

*Periodista alemana , historiadora y especialista en América Latina,

CDMX a 22 de julio 2021 Periódico Die Welt -‘el mundo’-  (Alemania)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

BIG IDEA

Por Shirley Ze Yu* EVERGRANDE Por qué el colapso de Evergrande es parte del plan ...

SECCIÓN ARGENTINA

Por Cristina Fernandez de Kirchner COMO SIEMPRE… SINCERAMENTE. El peronismo sufrió una derrota electoral en ...

NUEVA MONEDA CONMEMORATIVA CHINA

China emitió una moneda conmemorativa de plata para conmemorar el 110 aniversario de la Revolución ...