BIG IDEA – Iniciatika

BIG IDEA

Por Shirley Ze Yu*

EVERGRANDE

Por qué el colapso de Evergrande es parte del plan de justicia económica de China

La visión declarada del presidente Xi Jinping para la nación está respaldada por empresas estatales, no privadas

No se equivoque: la caída del gigante inmobiliario privado chino Evergrande …

“Las viviendas son para vivir en ellas, no para especular”, manifestó en 2017 el presidente chino, Xi Jinping.

Desde entonces las acciones de cinco de las grandes desarrolladoras en China comenzaron su carrera bajista entre el nerviosismo por este mensaje y las limitaciones a la deuda y el financiamiento que les impuso el gobierno. Una situación que se agravó en 2020 y que recién se convirtió en tema mundial cuando una de estas gigantes, Evergrande, captó la atención del mercado al entrar en crisis por enfrentar la falta de capital para pagar préstamos de bonistas dentro y fuera del país, a proveedores, empleados y clientes.

En cuanto a Evergrande, las autoridades han dejado ver que no habrá un rescate total, es decir, que dejará caer la compañía si esta no encuentra dinero para pagar a sus acreedores vendiendo activos o partes del negocio.

Es probable que el Estado nacionalice las más de 1,5 millones de viviendas que Evergrande tiene en diferentes etapas de construcción en China para evitar que las familias sufran si al final el conglomerado colapsa.

Ha remecido a los mercados bursátiles y ha encendido las alarmas ante un posible “efecto contagio” de la crisis al resto de la economía china y al sistema financiero internacional.

China inicia su cambio de modelo: la caída de Evergrande es solo el principio

  • Pekín quiere recuperar el control de la economía y reducir la dependencia de la deuda
  • La nueva represión toca a las fintech, educación privada, juegos, criptos…
  • Se busca un modelo más sostenible, verde, equilibrado y con menor desigualdad

China lleva décadas creciendo muy por encima de la media global y, por supuesto, de los países avanzados. El modelo de este fuerte desarrollo estuvo basado primero en un sector exterior que llegó a generar superávits por cuenta corriente del 10% del PIB (el mayor superávit del mundo). Con la crisis financiera de 2008, este modelo se agotó. Pekín redirigió de forma brusca su política hacia la demanda interna (sobre todo la inversión), un modelo alimentado de un endeudamiento masivo del sector privado (empresas y familias), generando una burbuja de deuda que parece infinita, pero que como todas es insostenible en el largo plazo. El paradigma de este modelo ‘agotado’ es Evergrande. Ahora, las autoridades chinas quieren desinflar esa burbuja evitando una catástrofe (un juego de equilibrios muy complejo).

La crisis financiera de 2008 forzó a China a buscar una nueva vía para mantener un crecimiento notable, aunque a la baja. La solución fue estimular la demanda interna a través del crédito a empresas y hogares. Desde entonces, la deuda privada del país (sobre todo empresas y algo las familias) se ha disparado hasta rozar el 300% del PIB (buena parte invertida en ladrillo), frente al 117% de 2008.

Pero los riesgos de basar el crecimiento en montañas de deuda son muchos (burbujas, ineficiencia en la asignación de recursos, riesgo de un cambios en la percepción de los mercados…). Ahora, Pekín quiere un sistema diferente, sostenible, asentado en el consumo interno, más igualitario, menos dependiente de la deuda y en el que el Estado recupere el control de la economía. Este es el camino hacia una ‘Prosperidad Común’ (Common Prosperity), un camino en el que Evergrande es quizá uno de los primeros baches importantes, pero el objetivo es llegar mucho más lejos.

El cambio iniciado se puede ver en la batería de medidas y anuncios de las autoridades que ya han tenido una fuerte repercusión en los mercados: represión sobre las tecnológicas, un mayor control del crédito, multimillonarias donaciones de grandes fortunas (en gran parte por la petición del gobierno), veto a las criptomonedas, reducción de las emisiones y la contaminación (generando una crisis energética), el no rescate o refinanciación de empresas ‘zombi’… China está dejando atrás la política de seguir ‘cebando’ la burbuja para conseguir unos puntos más de PIB cada año, para afrontar el problema de frente.

Lo complicado en estos casos es lograr un equilibrio. Llegar al punto deseado sin generar un terremoto económico y financiero por medio. A corto plazo, como se está viendo, será doloroso. La caída de empresas endeudadas puede afectar al PIB, al empleo y al bienestar social. Nomura y otras instituciones están rebajando las previsiones de PIB para el ‘gigante asiático’ una vez que se ha visto el cambio de estrategia. La caída de Evergrande puede ser el reflejo de este punto de inflexión: dolor a corto plazo, para lograr una economía más sostenible, inclusiva y sólida en el largo.

Esta vez parece que Pekin va en serio

¿Qué es Evergrande?

Evergrande es uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de China. La compañía es parte de Global 500, lo que significa que también es una de las empresas más grandes del mundo por ingresos.

Cotiza en Hong Kong y tiene su sede en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, y emplea a unas 200.000 personas. También ayuda indirectamente a mantener más de 3,8 millones de puestos de trabajo cada año.

El grupo fue fundado por el multimillonario chino Xu Jiayin, también conocido como Hui Ka Yan en cantonés, quien alguna vez fue el hombre más rico del país.

Evergrande, maneja 1.300 desarrollos inmobiliarios en 280 ciudades del país, tiene en vilo a sus acreedores -dentro y fuera de China-, a sus proveedores, a sus empleados y a las miles de familias que invirtieron sus ahorros en la compra de viviendas.

*Profesora y directora de la Iniciativa China-África de la London School of Economics

Profesor y Director de la Iniciativa China-África de la London School of Economics. También es miembro senior del Ash Center de Harvard Kennedy School. Es un orador frecuente en la economía política de China, en particular, de la correa de China y la Iniciativa de la Ruta y sus implicaciones geopolíticas. Ha publicado tres libros en chino, entre ellos  On China , By Ambassadors y  The Rise of the RMB and the Fall of the Yen. Dirige un boletín diario de inteligencia y conocimientos sobre China para las partes interesadas de Fortune Global 500 llamado China BIG Idea.

Hong Kong a 4 de octubre 2021

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

SECCIÓN ARGENTINA

Por Cristina Fernandez de Kirchner COMO SIEMPRE… SINCERAMENTE. El peronismo sufrió una derrota electoral en ...

NUEVA MONEDA CONMEMORATIVA CHINA

China emitió una moneda conmemorativa de plata para conmemorar el 110 aniversario de la Revolución ...

DUBÁI FASHION MÉXICO

Exclusivo kick off-pasarela en el Van Gogh: Alive  En la especial noche se contó con ...